miércoles, 18 de julio de 2007

La argentina hoy

Queridos amigos: me interesaría saber sus opiniones sobre el momento político de campaña, sobre todo respecto del gobierno y con estos hechos que los tocan de cerca como la "bolsa" de Felisa; o mas de lejos, como la salida a la luz de los "asuntos Groppi". Digamos que lo tiro como simple cuestión para dialogar y pensar un poco. Algo así como un ejercicio colectivo.


Como frase al respecto les dejo que por mucho tiempo no se pueden esconder los cadaveres porque empieza el mal olor, pero en la gestión de Kirchner tardamos bastante en darnos cuenta. Quizá no todos porque ya hablabamos de todo lo que podía pasar- nos recuerdo diciendo antes de los dos años de gestión que a Kirchner se le acababa el tiempo en alusión a que ya no se sostenía su doble juego de hombre sensible que clava el puñal por la espalda- pero como país si tardamos. Por el lado del tema en cuestión, creo que la reelección de los Krichner- Fernandez esta asegurada pero se les viene un segundo mandato complicado. Además, la oposición es el empresariado con Macri y sus esbirros a la cabeza. Asi que no se que puede pasar. No le veo una vuelta que me convenza. Cada elección que llega se lleva un poquito más de esperanza y deja clara conciencia de que estamos atascados.

Quien quiera opinar que opine muchachos.

7 comentarios:

María dijo...

En principio, nunca me comí el verso K. Desde el principio tuve mis discusiones con la gente de Barrios por este tema, discusiones que hoy se volvieron severas diferencias.
Por lo que decís, parece que tuvieras la impresión de que el país ya reaccionó y a mí me parece que ni en pedo, muchísima gente sigue defendiendo su política en DDHH y su política económica (cosa que me cierra menos que lo de DDHH, pero en fin...), sobre todo estimando que no había otra salida posible a la actual.
Sin embargo, la falta de una política económica seria, que aproveche el momento de crecimiento por el que estamos pasando para hacer una redistribución real de la riqueza, es preocupante. Y esta falta se ve sobre todo en el sector de los trabajadores. Cada vez hay más conflictos laborales (o por lo menos eso es lo que está pasando en la Chicago argentina), porque los laburantes se dan cuenta de que cada vez producen más, cada vez sus patrones juntan más guita, y ellos siguen con los mismos salarios de hambre. En el caso de los empleados del Estado pasa algo similar: no podés anunciar constantemente que tenés un recontra archi superavit, pagarle al FMI, seguir haciendo negociados, y no aumentar los básicos o no blanquear a tus empleados.

En cuanto a lo que decís de la oposición, coincido con que el panorama es desastroso. Lo que pasó en Capital nos muestra lo que puede llegar a pasar frente a un realmente mal gobierno de K. Veamos: por un lado las huestes K están cada vez con más fuerza, con más presencia en sectores donde el peronismo hacía mucho que ni pintaba (la universidad, por ejemplo) y completamente seguros (llenos de arrogancia, agrego) de su rumbo político (que todavía estoy esperando que me expliquen, más allá del dejarse llevar por los buenos tiempos) y de la confianza en que las próximas elecciones las ganan caminando (como la Michetti).
En este escenario, sin embargo, saltan algunos casos de corrupción, como el Skanska o el de la famosa bolsa de Micelli (en cualquier momento les hacemos cagar a los de Transporte, Jaime y De Vido tienen que ir presos por los desastres con los trenes). Sean o no operetas de prensa, estos casos debilitan al gobierno. Aunque hay que escuchar a los pro K defendiéndolos, diciendo que corrupción siempre hubo y que por querer honestidad así nos fue con De la Ruina...

Por el otro lado está la oposición (a nivel partidos) que es la que vos nombrás, la derecha empresaria más desagradable. Estuve estos días en un congreso sobre bioenergía en la Bolsa de Comercio local y me crucé con todos los garcas habidos y por haber. Y todos plantean, frente a la bonanza de la industria agropecuaria, la misma estúpida teoría del derrame... Eso es lo que nos espera.

Pero hay otras cosas que están pasando y que hay que ir pensando y, en la medida de lo posible, tratando de organizarlas. Por suerte acá estoy mucho más en contacto con la gente de los barrios, de las organizaciones, de los partidos, de los laburantes y la verdad que se está dando una articulación sorprendente. Ojo, no estoy en una burbuja que me impida ver que de todas formas somos pocos y siempre los mismos, pero no deja de estar mal saber que si hay un despido en una fábrica y los trabajadores se organizan, si tienen que ir a algún lado el gremio docente les pone un micro, ATE está presente, los estudiantes también y vienen organizaciones de los barrios a brindar apoyo, lo mismo que organismos de DDHH, la radio comunitaria (en donde estoy colaborando con el informativo) cubre los hechos, lo mismo que Indymedia (donde también estoy, mucho más a full que en la radio). Qué se yo, toda esa movida me da esperanzas.

Por otro lado, y es algo que más o menos sabemos, la pobreza no se terminó ni mejoró la situación de la mayoría de las personas que se encontraban en 2001 bajo la línea de pobreza (¿te acordás de la bienvenida que Lalo le daba a los nuevos pobres todos los días? Hoy sería impensable, no? Pero sigue pasando). Y acá se nota tanto, es tremendo cómo los alrededores de la ciudad están rodeados de villas y barriadas muy pobres... Y para colmo de males, siguen pasando cosas como esta, aunque la mayoría de las veces no nos enteremos.

Releyendo, creo que me fui al corcho...

De todas maneras, y aunque algunos digan que ya estoy grande pa' tanto idealismo, yo me sigo jugando por lo que creo. Yo sé donde estoy parada. Nunca me gustó Kirchner y no me va a gustar por más que me insistan con que si no lo apoyo le hago el juego a la derecha. Sé que la derecha existe y se está fortaleciendo a pasos agigantados. Pero sé, también, que hay otros sectores, que hay otro tipo de organización (que no es tampoco la de la izquierda partidaria, que también deja muchísimo que desear), que hay lazos y que hay muchos más lazos por construir. Y apuesto a eso. Desde donde puedo y como puedo, que es haciendo periodismo, yendo a un piquete, colaborando en una peña para recaudar para un fondo de huelga o participando de un festejo por el aniversario de una empresa recuperada. ¿Poquito? Sí, puede ser, pero creo que es el camino correcto.

Despues de todo, igual, tendré que ir a votar en octubre a Buenos Aires... ¿vos que decís: vamos con el Manco o con el colo De Narvaez?

Leo dijo...

María: Por supuesto que sabemos que nadie de nosotros se comiò el cuento K. Por eso decía que ya desde el principio sabiamos como venía la mano. De ninguna manera pienso que el gobierno ya esté desenmascardo y que el grueso de los ciudadanos se haya dado cuenta. Nada màs lejano a eso. Sòlo digo que los cadaveres echan mal olor y estos son los primeros indicios. Falta mucho - lamentablemente- para que cambie algo y para que el pais reaccione (aun conservo alguna pequeña esperanza de que alguna vez suceda)
Aceca de lo de Micelli y la economia tenés razón: pobres hay y hubo y siguen creciendo. Lo llamativo - y que nos lleva a pensar que todo sigue igual- es que en la asuncion el nuevo ministro elogie la politica economica y por ende muestre claramente la intencion del gobierno (mantenida desde el principio) de cambiar caras y proyectos y maquillar situaciones sin realizar cambios de fondo.
Desde hace mucho tiempo pienso - y varios me habrán escuchado decirlo- que descreo de la idea de los cambios masivos, epicos. La imagen que yo cree para explicarlo es la siguien: Hay un muro que es el estado de cosas, la hegemonia, el horizonte posible o como quieran llamarlo. El muro es compacto y a la vista impenetrable. Sin embargo, pequeños quistes se adhieren al muro y comienzan su trabajo de erosiòn. Al cabo del tiempo, se abre una primera grieta. Mientras tanto, en otro sector del muro sucede lo mismo con otras grietas y otros quistes. Por su lado, el muro sigue incolume mas inconciente de que esta enfermo. De a poco, las grietas se agrandan hasta llegar a tocarse. En algun momento, la grieta será tan grande que el muro cederá. Sera mucho tiempo el que pase- diran ustedes- pero con seguridad cuando eso pase el muro no podra ser reconstruido. La idea es crea esos pequeños quistes o en el mejor de los casos grietas y tratar de juntarlas. Es lo que dice María: como sea y desde donde se pueda, pensando con los demas.

Elecciones: humm no se. El manco puede ser una opción (robaría con una sola mano) pero no me gusta la motonáutica. Los colorados no me caen bien. Además, no es serio. Recuerdan el clip de Bailando en la sociedad rural? Aparecia un tipo con un sombrero de telgopor. No sería de Narvaez. Es poco seri0o. Seguire pensando.

María dijo...

Estamos de acuerdo, Leo.
Y me encantó esa idea tuya del muro y las grietas. Mucho.

Elecciones: ahora me enteré de que por más que esté a menos de 500 kms, puedo ir a la comisaría más cercana y denunciar que no puedo viajar, con cualquier excusa, y zafo de ir a votar. De todas maneras, no me parece la mejor opción...

Pablot. dijo...

Bueeeenass... permiso, vi luz y entré. Puedo pasar?
Perdón, pero ¿Me puedo poner un poco marxista?
Es una cuestion de clases señores. Mas precisamente de conciencia de clase.
Si como dice Leo la cosa (la hegemonia) es un muro que se va a agrietar y finalmente, a romper, hay que preguntarse: quienes son los ladrillos y quienes son la grietas. O sea: los ladrillos los ponen "los otros" "los malos" o los ponen los mismos dominados? Otra: las grietas: las produce alguien o algunos (los buenos) o se le producen solas al muro por sus propias falencias?
Siguiendo con lo del muro: yo creo que en realidad sera una especie de fortaleza o laberinto con varios muros, que se van cayendo cada cierta cantidad de años debido a que las grietas se producen porque el propio muro no puede aguentar su propio peso. Lo hemos visto aqui: cada una cierta cantidad de años (69,75,82, 89, 2001)el pais se va al carajo. Pero, ¿es por la lucha de los trabajadores o es porque la economia no aguenta mas la nube de especulacion y el egoismo de la clase media? Y, suponiendo que realmente la cosa cae por un "Argentinazo" (infantilismo creado por la izquierda para llamar a la crisis de 2001) ¿la gente realmente se cree capaz de dicha accion? Y mas aun ¿se cree capaz de levantar por si solo su propio nuevo muro o fortaleza o contra-hegemonia? es mas ¿Lo cree necesario o simplemente quiere que la cosa vuelva a ser como antes? O sea por favor poder ser parte del muro que deje a los otros afuera, pero nunca a mi.
porque ademas ¿quienes somos "la gente"? ¿la "gente como uno"? ¿Quienes somos "nosotros" y quienes son "ellos"?
¿La gente cree injusto que haya unos pocos que exploten a unos muchos o cree injusto no poder ser parte de los que aplastan a los demas?
Hasta que no se cree una verdadera conciencia de clase en la que quede claro que solo hay dos clases (quienes dominan y quienes son dominados) no habrán grietas realmente importantes ni posibilidades de crear nuevas cosas.
por lo menos asi lo veo yo!
Me despido esta vez al ritmo casi imnotico del Miles Davis y su "Bitches Brew", esperando respuestas, amenazas y demases.


por lo de Groppi: ¿no les tiene un poquito las pelotas por el piso que los "duhaldistas-patistas-pro milicos" pasen a ser defensores de los derechos humanos K y que cuando se descubre la podredumbre vuelven a ser patistas-etc, como publico la noticia Pagina 12? Porque digo: que el gobierno es una mierda y que lo quiera tapar y negar es obvio ¿ahora qué necesidad tiene Pagina? ...... MMMM.... mejor no contesten...

Leo dijo...

Pablo, claro que podés ponerte marxista: si hablo de muro y de quiste, de hegemonía, horizonte visible es evidente que para que el muro se rompoa deberá existir la contra hegemonía, la resistencia, el contrapoder. Sabemos que el muro se genera por responsabilidad de todos los ladrillos. Por supuesto que se debe tomar conciencia. A lo que apunto yo es que la conciencia no creo que deba ni - en este momento- pueda ser de clase. Me refiero màs bien a una conciencia de grupo, algo màs pequeño que luego se va juntando con otros. Esa tarea es la que deben hacer los quistes. Algo mas local. No es algo inocente. Claro que el muro no cae sólo. Nunca pensé eso. Lo que decís sobre las mareas altas y bajas de este sistema es clarísimo. Es en las bajantes en donde los quistes deben tomar fuerza. Sin embargo, en las crecientes también hay que resistir. Además, si esperamos la conciencia de clase corremos el riesgo de que se nos pase el tiempo. es como esperar que algo mágico pase que habilite al cambio. Es evidente que hay que reconocer quien tiene más "poder" y quien menos pero volvemos a lo de siempre: si el estado de cosas no esta dado es imposible la toma de conciencia y el cambio. Entonces: esperamos o empezamos de a poquito, con metas menos ambiciosas?

Lo que decís sobre la "gente" está avalado por la realidad. No hay capacidad, ni ganas de que algo cambie realmente sino afán por esta del lado del barco que no se hunde. Pero ante esto queda sólo usufructuar la pequeña cuota de poder propia para que algo en elgún momento cambie.

Creo que la instancia de los dominadores y dominados se hizo hace tiempo difusa, confusa y pantanosa. Vos mismo lo decís cuando te preguntas si la gente quiere un cambio o sólo sobrevivir. Estaría bueno poder superar esos conceptos, aunque es difícil.
En definitiva, pensamos bastante parecido. Sólo que apuesto a lo más pequeño - por lo menos al principio- sin perder la visión del bosque pero haciendo foco en el árbol.


Por lo de Groppi: una de las cosas que más indigna es que venga ahora gente de la zona a contarte escandalizada sus pareceres sobre el tema cuando uno ya hacía años que lo decía y todos contestaban que no podía ser.

Hay vecinos que por aquellas épocas escucharon los gritos y lamentos de los torturados en la comisaría.

Por el lado político, claro que es aberrante ue el gobierno haga lo que hace. Le soltaron la mano hace rato a Groppi pero se valieron de el en las eleciones. Se pueden recordar los afiches de Groppi y K con sus caras sonrientes haciendo campaña. Creo que no hubo otro presidente que haya estado y hablado al público en Esteban Echeverría que Kirchner y ahora le echan el fardo a Solá.

Por otra parte, Groppi es el personaje siniestro que es no sólo porque estuvo como comisionado en esa época - aunque es suficiente-. Recuerdan ustedes el asesinato de Barrionuevo? Recuerdan que el acusado era un tal Bogado? Ese asesinato está impune y desde el municipio no se mostraron ganas de que se esclarezca.
Por el lado económico, es uno de los pocos intendentes que no bajó las tasas cuando todos los demás si lo hicieron. Es Intendente de un municipio en donde hay fábricas que contaminan. Es un Intendente sospechado por malos manejos en la recoleccion de basura. Es un Intendente que se apoya en la cultura para hacer campaña. Es eso y muchas cosas más.

Lo de Página: triste. Porque es marca de la huella que está dejando el periodismo de masas en el país de hoy. Cuando pasen muchos años será ejemplo en las escuelas de periodismo pero no como lo fue antes. Da pena que un diario con los orìgenes de Página se haya hecho tal liffting. Y lo digo no por los dueños sino por los periodistas, que no supieron sostener al menos un poquito de dignidad. No son todos los casos pero esos justamente no están en las secciones clave.

Un abrazo. Nos vemos.

Leo dijo...

Hola!!! Les dejo la nota de Aliverti que publicó Página por estos días. Por lo menos hay uno con un poquito de dignidad que dice algo. Saludos.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-88559-2007-07-23.html

Anita dijo...

Videncias

El Sr. K. se muere. Tiene cáncer.

La enfermedad avanza casi tan rápido como el Sr. De la Cabeza Prominente reorganiza su aparato.

Para octubre todas las provincias –o casi todas ellas- serán del Sr. De la Cabeza Prominente, incluida ésta porque, no nos engañemos, el Sr. Manco pertenece a sus filas.

Para dentro de un año –año y medio a lo sumo- el Sr. K. habrá muerto y la viuda de K. no tendrá mucho tiempo de lucir su luto en el poder: detrás de ella ha quedado un tendal de mujeres manchadas y caídas, como una macabra advertencia de lo que a ella misma le sucederá.

Junto a la viuda de K., el Sr. de los Bigotes a lo Mario Bros. –esbirro del Sr. De la Cabeza Prominente- se perfila como un nuevo "brujo", que dispondrá todo para la salida de la Señora K.

El grupo del Gran Diario Argentino y el Poder Judicial le han bajado el pulgar al Sr. K. y cierran filas con el Sr. De la Cabeza Prominente.

El plan ya está en marcha.

No tengo poderes sobre naturales, sólo buenas fuentes.

Veo todo esto y más.

No veo contra hegemonía; no veo izquierda ni derecha; no veo política; ni siquiera veo dónde ha quedado el tarro en el que tenemos que mear para no seguir pifiándole…

No sé dónde se perdió el punto del tejido, pero el agujero es cada vez más grande. Tanta mugre junta le hace a uno perder el hilo de su propia imaginación política.

No es desesperanza. Es la certeza de que las habas se cuecen en una sartén que está muy lejos de nuestras manos.

No es desesperanza. Es la necesidad y la obligación de detenernos a pensar qué hacer para repolitizar la propia política